¿Qué hacer ante síntomas de COVID-19 de un hijo?

En la actual situación de pandemia, es cada vez más habitual que los trabajadores deban lidiar con situaciones que supongan el tener que cuidar a un menor en casa, bien por contagio del COVID-19 o por síntomas compatibles con el mismo.

En este artículo os resumimos los pasos básicos a seguir, los cuales pueden cambiar según la comunidad autónoma donde te encuentres, ya que cada una establece sus propios protocolos de actuación.

Actualmente el protocolo es el siguiente:
  • Si tu hijo presenta síntomas compatibles con el COVID-19, se debe contactar telefónicamente con el sistema de salud.
    1. Con los teléfonos específicos para COVID-19 que haya habilitado la autoridad sanitaria de cada provincia.
    2. Con el centro de salud al que el menor se encuentre adscrito. En el caso de ser horario nocturno, al servicio de urgencias del mismo.
    3. Llamando al 112, pero no pudiendo acudir presencialmente.
  • Informado el centro de salud, el pediatra contactará con la familia para valorar el caso que tiene asignado al menor.
  • Se realizará una PCR al menor, en el caso de tener fiebre durante 24 horas.
  • En el caso de no tener fiebre continua se valorará la evolución durante 24/48 horas y si la fiebre aparece intermitentemente se realizará PCR.
  • En el caso que la fiebre inicial remita y no vuelva a detectarse fiebre, en el plazo de 24/48 horas se volverá a la vida normal según criterio y valoración del pediatra.
  • Durante el periodo de observación de 24/48 horas en el que se valore la realización o no de una PCR los convivientes con el menor deberán mantenerse confinados
  • Una vez detectados los síntomas compatibles con el COVID-19, se debe avisar al centro de trabajo y lo ideal es realizar teletrabajo siempre que sea posible. En cualquier caso no se debe acudir al centro de trabajo bajo estas circunstancias. En estos casos las fórmulas para abordar esta situación pasan por el teletrabajo, el permiso no retribuido, vacaciones, días de asuntos propios si los recoge el convenio, o las medidas recogidas en el plan MECUIDA que propician la adaptación de la jornada de trabajo pudiendo reducirla hasta en un 100% por cuidado de menor a cargo.